El tema de vehículos autónomos en la actualidad ha sido de gran auge en la actualidad, gracias a su gran importancia para sustentar las necesidades de los seres humanos al momento de conducir, gracias a sus sistemas informáticos, necesarios para imitar las capacidades humanas en cuanto a la conducción.

Se consideran vehículos autónomos a todos aquellos vehículos que no necesitan conductor, cabe destacar que su tecnología sigue avanzando y evolucionando, siendo capaces de percibir el entorno que los rodea y aplicar las debidas técnicas de conducción a base del análisis del mismo, ofreciendo la opción de que el ocupante elija el destino al que se dirija el vehículo.

Un coche autónomo tiene como tecnología el radar, láser, visión computarizada por cámaras y sistemas como el GPS, ayudando así a identificar la ruta, interpretando además las señales de tránsito y el reconocimiento de obstáculos, ofreciendo así la mayor experiencia a cada usuario, ampliando su popularidad y seguridad en cada una de las personas.

Existen varios niveles de conducción autónoma, tales como:

  • Nivel 1: Los controles individuales se vuelven automáticos.
  • Nivel 2: Cuenta con que dos funciones sean controladas por el vehículo al mismo tiempo.
  • Nivel 3: El coche se controla por sí solo, además es capaz de gestionar todas las funciones de conducción.
  • Nivel 4: Se refiere a la conducción autónoma completa y real, ya que el vehículo se puede conducir solo de forma completa sin asistencia humana.

Todo este hardware es de gran importancia, teniendo dependencias de un sistema de inteligencia artificial además de estar conectado a la nube, consiguiendo así una perfecta conducción de manera autónoma, siguiendo las pautas del aprendizaje automático o machine learning, siendo además un tema de gran auge en la actualidad.